INFLUENCIAS

ZERO WASTE, HYGGE & IL DOLCE FAR NIENTE

INFLUENCIAS PARTE III

Este es el tercer y último post sobre mis influencias hasta hoy. El movimiento Zero Waste, Hygge y por último una de mis favoritas, Il dolce far niente.

Como comentaba en la entrada anterior, vivimos un momento de consumo excesivo, somos una generación de usar y tirar, esto está generando grandísimos problemas medioambientales. Se calcula que el 80% de la basura vertida en el mar es plástico (que podría haber sido perfectamente reciclado) la mayor parte son botellas y bolsas de plástico, en cientos de años se pueden descomponer, que no desaparecer, creando micro plásticos, éstos acaban siendo alimento de aves y peces y al alimentarnos de ellos, acabamos comiendo plástico también. En el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) se presentó un estudio que advierte, si seguimos así, en el año 2050 habrá más plástico en los océanos que peces. Actualmente estamos produciendo 1.2 kg de basura diarios por persona, entre todos los seres humanos del planeta nos vamos a unas 10.000 toneladas de residuos en tan solo un día.

Son muchas las personas que me han confesado en la intimidad que a día de hoy no reciclan y los vertederos están repletos de basura y residuos. La excusa más utilizada es la falta de espacio, pero… ¡a mi no me sirve porque yo vivo en una casa pequeña y tengo solucionado el espacio de reciclaje!.

Tan simple como tener el cubo “normal” para restos o desechos con una bolsa de basura orgánica, una papelera tipo “despacho” más pequeña para el plástico, con bolsa de plástico reutilizada. Si, aunque no quiera alguna vez vuelvo a casa con una de ellas, pero la uso para depositar los plásticos (si no tengo uso la orgánica y listo) y por último puse un ganchito adhesivo en la pared, con una bolsa de papel donde tiro el papel y el cartón. La bolsa de papel que te dan en las tiendas de ropa… si veo que se me están terminando, cuando tiro el papel y el cartón al contenedor, me la vuelvo a llevar a casa para reutilizarla. Para vidrio, pues lo pongo con el plástico y cuando voy a tirar la basura lo separo en el momento.

Si ya tienes súper interiorizado el tema del reciclaje, puedes pasar al siguiente nivel apuntándote al movimiento Zero Waste, traducción literal Residuo Cero. A raíz de los alarmantes datos que se están publicando, este movimiento consiste en generar cada vez menos residuo. Las principales pautas son:

  • RECHAZA : no aceptes nada que no necesites
  • ELIGE SOSTENIBILIDAD: estamos tan acostumbrados a usar determinados productos en nuestra rutina, que no nos damos cuenta que podemos substituirlos por otros que dan el mismo servicio pero son sin plástico. Por ejemplo, yo soy uso bastoncillos de algodón, pues hace mucho que los cambié por los de cartón reciclado, o puedes dejar de usar tuppers de plástico por los de cristal, o usar jabón solido…
  • REDUCE: ya que en muchas ocasiones es difícil encontrar una alternativa sostenible a muchos de los productos que utilizamos porque el PLÁSTICO ESTÁ EN TODAS PARTES, se consciente con el consumo que haces intentando minimizarlo al máximo.
  • REUTILIZA: cambia las opciones de usar y tirar por otras reutilizables. Por ejemplo, puedes comprar el vino a granel, o cambiar los discos desmaquillantes desechables por unos lavables de algodón orgánico.

Si a partir de ahora empiezas a buscar información sobre este movimiento, descubrirás que muchos de sus seguidores muestran un tarro de cristal con el residuo producido en un años. No nos agobiemos, recuerda el Lagom. Si lo que quieres es mejorar haz pequeños gestos e irás avanzando paso a paso. Yo soy una autentica principiante, pero estoy muy orgullosa porque he podido notar como disminuye mi basura del plástico.

Si ahora que has leído toda esta info sobre sostenibilidad, te apetece sentarte a pensar en ello, tranquila en casa, con la mantita en el sofá, mientras suena de fondo esa playlist que tanto te gusta, estarás practicando Hygge, quizás sin saberlo.

Hygge, es la filosofía de vida danesa que en castellano no tiene una traducción literal pero vendría a decir “acogedor o sensación de bienestar”. Otra vez estos nórdicos que nos muestran como disfrutar de un momento relajado, en casa solos o con nuestros amigos. No se a vosotros, pero a mi hay algo que me transmite invierno, domingo, lluvia… Pero, cuando leí por primera vez este concepto, enseguida me hizo pensar en algo que me encanta mucho más, ya que es más mediterráneo y me representa mucho más: Il dolce far niente…

Fue en el año 2005, cuando un amigo italiano me explicó su significado, en este caso, tampoco tenemos una expresión para traducirlo, pero siempre lo explico como “El placer de no hacer nada” ( si a la vez que lo dices, lo acompañas con un gesto con la mano mucho mejor : )

Me hizo mucha gracia ver como se lo explican a Julia Roberts en “Eat, Pray, Love” creo que es muy real:

No estamos ante algo que nos invita a perder el tiempo o a ser vagos, sino a parar un poquito (si, parar de nuevo) tomarte un respiro, despejar la mente… cuando estamos relajado, se activa el hemisferio derecho de nuestro cerebro, el que domina la creatividad, la imaginación, la intuición y que capta las emociones (el izquierdo rige la lógica, el intelecto, el pensamiento analítico…). Así que nos ayuda a estar despiertos y salir de los bucles de agotamiento cerebral de buscar soluciones agotadoras.

 

Como ya hemos hablado, vamos corriendo de un lado para otro, mirando el reloj, llegando tarde a la siguiente cita, siendo mutitask, contestando mensajes al instante… ¡Tomate una pausa! Prepárate esa cena simple pero que te encanta, saboréala sin prisa, ¡Date permiso sin un “debería” para no hacer nada un domingo por la mañana y quédate sentada en tu terraza!

Todos nos merecemos una pausa sin un «debería estar haciendo…»

Es una pena que casi siempre esperamos a las vacaciones para sentirnos libres  o con sensación de bienestar y relajación total. Te animo a que aproveches todos los ratitos que tienes libres para maximizar estos sentimientos, al fin y al cabo solo tenemos 22 días de vacaciones al año… ¿ De verdad crees que no te mereces disfrutar la felicidad siempre que puedas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *