OBJETIVOS,  PREVISIÓN

COMO TE IRÁS DE VIAJE AHORRANDO EN UN CAFÉ

CUIDADO CON LOS MICRO GASTOS

Cuando piensas en ahorrar por ejemplo para un viaje, lo primero que se te viene a la cabeza es “ahora he de dejar de salir a cenar, me tendría que borrar de…” Error, porque no durarás ni dos meses con esas prohibiciones, o te sentirás muy desgraciado por no poder hacer las cosas que más te gustan por un objetivo que te has marcado.

 

Si eres de las que tiene todos los gastos fijos mensuales súper repasados y te dejas una cantidad para extras, caprichos, vida (llámalo como quieras) y siempre acabas superándola sin saber en que se te ha ido el dinero… te presento a tu peor enemigo: LOS MICRO GASTOS.

 

Un micro gasto es esa pequeña cantidad de dinero que te gastas sistemáticamente sin darte cuenta, un café, el desayuno para el trabajo, un zumo, un agua…

 

Por ejemplo:

 

  • si tomas un café cada día fuera de casa: 1,5€ x 365 días son 547,5€ al año
  • si a parte del café te compras también el “mini” porqué es una súper oferta 3,50€ x 356 días, serian  1.277,5€ al año
  • si eres de las que compra botellas de agua, pagarás unos 0,60€  por botella, al año son 219€ al año (si la compras en un bar o en una panadería, este precio se puede duplicar o llegar hasta los 550€ anuales ) y habrás usado 365 botellas de plástico. Yo utilizo un filtro para el grifo así reduzco la cantidad de plástico

 

Otro micro gasto que detecté es la cuota de Netflix, 7,99€ al mes es una ganga lo sé, al año son 95,88€ pero ahora que nos hemos juntado 4 amigos en la subscripción y solo pagamos 35,95€, nos ahorramos 59,93€ anuales cada uno. Prácticamente pasa lo mismo con la de Spotify.

 

Creo que con la suma de las cifras anteriores podrías hacer una escapada más que merecida sin haber renunciado a otras cosas que te supondría un impacto más grande como borrarte de una actividad o dejar de salir a cenar con tus amigos. Sólo es pararte a pensar que te vale más la pena.

 

Si pararte a desayunar en esa cafetería que te gusta tanto antes de entrar a trabajar, te produce felicidad máxima, no lo cambies pero detecta cuales son tus otros micro gastos y empieza a reducirlos.

 

Solo te tienes que preocupar de llevarte el desayuno preparado y tomar el café, te, etc en casa o en el trabajo. Por ejemplo, puedes tener frutos secos en el cajón de la oficina y picar cuando te de hambre entre horas o si eres de las que les gusta comer un bocadillo puedes hacerlos una vez a la semana y congelarlos, cada día lo tendrás como recién comprado.

 

De esta manera también sabes la procedencia de lo que  estás comiendo y bebiendo en cada momento ya que lo has ido a comprar  y preparado tu.

 

A parte del ahorro económico, estarás reduciendo pero muchísimo el uso del plástico. Sin tapas para el café, ni envoltorios de bocadillo, ni botellas de agua o zumo si lo llevas de tu casa en tus propios envases.

 

¿En qué pequeñas cosas se te escapa el dinero a ti? ¿Tienes tu propio método para no privarte de grandes cosas?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *