CONSUMO CONSCIENTE,  M I N I M A L I S M O máximo

DIFERENCIAS ENTRE MINIMALISMO Y TACAÑERIA O POBREZA

Actualmente como ya sabemos, la sociedad intenta convencernos que para ser felices debemos trabajar mucho, para ganar mucho y así poder comprar mucho, como casas muy grandes, coches muy bonitos y un montón de cosas más, de esta manera conseguiremos la felicidad máxima.

 

Así que si una persona decide comprar una casa pequeña o no tener coche, lo más normal es, que la mayoría de las personas a las que le cuente su elección pensarán que no lo hace porque es tacaño o no tiene suficiente dinero para comprarlo.

 

El minimalismo es una decisión que consiste en tener poco o lo necesario, pero no por ser pobre o tacaño sino por hacer un consumo consciente y decidir en que quieres gastar el dinero.

 

Como ya he comentado anteriormente, el ser humano es acumulativo por naturaleza, pero las personas tacañas suelen ser más cumulativas aún. ¿Qué cosas acumulan?

 

  • Dinero, por miedo a que se gaste. Intentarán que el que tienen les dure lo máximo posible y conseguir más por seguridad.
  • Trastos varios, ya que van en busca de la ganga y acaban comprando por impulso de oferta sin contar con la calidad.
  • Cosas prestadas, que intentarán por todo los medios no devolver
  • Cosas gratis, que acaban acumulando solo por ser gratis como sobres de kétchup de comida a domicilio o jabones de hotel.
  • Regalos, da igual que sea bonito o feo, grande o pequeño. Ha caído en sus manos de forma gratuita. Solo se desprenderán de ellos si se lo puede “re”regalar a alguien para evitar gastar su propio dinero.

 

El minimalismo se basa en no ser acumulativos, en desprenderse de lo innecesario. Como siempre explico, las necesidades de cada persona varían, así que no hay una norma o número de cosas que debes poseer.

 

Lo que si se puede contemplar son sus bases:

 

  • Te quedas con lo que te hace sentir bien y te deshaces de lo que no necesitas.
  • Compras mirando la calidad en lugar del precio. La procedencia de la materia prima, si su producción ha sido ética, si te va a durar mucho tiempo y si va a cubrir la necesidad que tienes.
  • El tiempo es tu mayor tesoro, así que priorizas la cantidad de cosas que tienes para no perder demasiado tiempo ni ordenándolas, ni limpiándolas, ni reemplazándolas o reparándolas porque se han estropeado al ser de mala calidad.
  • Inviertes el dinero en experiencias, como viajes, cultura… no solo en cosas materiales.

 

El minimalismo te libera de la presión de estar pendiente siempre de que cosa has de adquirir porque se supone que la tienes que tener.

 

Por ejemplo, hace 8 años, cuando me mudé a mi casa actual, no tenia mueble para la tv y la coloqué encima de una mesita de noche que tenia del otro piso.

Todo el mundo que venia a casa me decía, ¿has visto en el catalogo de IKEA, que hay unos muebles súper monos y bien de precio? Yo ya sabia que había en el catálogo, y no lo compraba porque no había ninguno que me acabara de gustar.

Pasaron los meses y la televisión continuaba en el mismo lugar.

Una amiga me confesó que me iban a comprar uno de esos muebles de IKEA por sorpresa. Yo horrorizada, le di las gracias, pero le dije que por favor no lo compraran. ¡Seguían pensando que no me compraba el dichoso mueble porque no tenia dinero pero yo estaba en la búsqueda del mueble que me encantara y aún no lo había encontrado! Además tampoco me molestaba tanto la televisión como la tenia.

Al año de estar viviendo en mi casas di con el. Me costó 3 veces más que uno de IKEA pero a día de hoy aún lo miro y me encanta.

Si me hubiese comprando la primera opción o hubiese aceptado el de mis amigas, hubiera tenido que montarlo, verlo ahí, sin que me acabase de gustar, le habría cogido más manía, al final lo hubiese vendido, regalado o donado, quizás lo hubiese tenido que desmontar, sacar de mi casa… ¿Sabes la pérdida de tiempo y desgaste que hubiese sido todo eso?

 

Este fue un gesto muy minimalista por mi parte, aunque yo ni me imaginaba que eso podía existir como filosofía de vida.

 

Con esto quiero decir, que muchas veces acabamos haciendo las cosas porque se supone que es como debemos hacerlas y con el tiempo vemos que nos hemos equivocado.

 

Al comprar de forma impulsiva casi siempre llega el arrepentimiento. El minimalismo te permite liberarte de este sentimiento, ya que has pensado muy bien lo que vas a comprar y porque/para que lo quieres.

 

Lo más importante, haz lo que quieras con tu dinero, no lo que los demás esperan que hagas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *